Pastoral

Testimonio de María José (Mariqui)

Siempre dije que misionar no era lo mío, que no servía para eso, y tanto lo repetí que me convencí. Pero este año cuando Anita me llamo no pude decir que no, creo que fue la oportunidad para darme cuenta lo equivocada que estaba con respecto a lo que es misionar.

Todo era emocionante desde los rodajes en Buenos Aires preparando las cosas, hasta estar allá en el medio de la nada.

Estaba llena de expectativas, como primera misión estaba con muchas dudas y miedos, y la ansiedad constante no me dejaba tranquila, creo que enloquecí a todos antes de empezar.

Llegar allá fue como un alivio no sé porqué pero así lo sentí, en la escuelita ya nos esperaban los chicos con carteles y sonrisas, era lo primero que vivía y fue suficiente. En ese instante me olvidé de todo, cualquier inseguridad, preocupación o tristeza que había llevado conmigo quedó guardada, y solo podía pensar en qué hacer para que estos chiquitos que no dudaban en darte toda su confianza y cariño, estuvieran bien.

Así empecé, que más podía pedir? No me imaginaba lo que venía!

Siempre todo lo hacíamos con alegría, era contagioso… jamás me hubiera imaginado a las 7:30 am despierta y de tan buen humor, y hasta cantando recibíamos la mañana.

El primer día que tenia que ir a visitar las casas era puros nervios, que tenia que hacer? Que decirle a la gente? Debo admitir que mis compañeros me ayudaron mucho y aprendí de ellos. Teníamos tanto camino por delante, solo tierra…pero lo disfrutábamos, con Virgen en brazos salíamos en grupo rezando y cantando, y era tan gratificante compartir momentos como esos. Me sorprendí mucho estando en las casas, con la sencillez y alegría que te reciben y que te dan hasta lo que no tiene.

Y yo que creía que era tan complicado, ser alegre y escucharlos era toda la ciencia necesaria, qué golpe en el corazón al darme cuenta que creemos que vamos a darles algo y nos damos con la realidad, ellos nos dan mucho más de lo que nosotros podemos ofrecerles.

Cada tarde con las visitas de los niños, jóvenes y adultos en la escuela pasábamos ratos muy lindos compartiendo actividades en cada grupo, yo desde mi experiencia con los niños corríamos, cantábamos, bailábamos, pintábamos y lográbamos ver una vez mas esas sonrisas tan sinceras e inocentes que llenan el alma.

No me daba cuenta pero la alegría era lo que me mantenía en pie, esa alegría de poder compartir no solo un día de juego, una carcajada por un chiste, un mate, sino poder estar ahí compartiendo a Jesús tan presente, y a mi, como a muchos, la cara se me iluminaba ya con el canto final a la virgen después de la misa.

Ya caída la tarde teníamos tiempo para compartir entre nosotros, y pude conocer a cada uno a medida que pasaban los días, me adentraba cada vez más en la realidad del otro formando vínculos muy fuertes. Cada palabra, gesto, mirada, canción estaba lleno de Dios.

Cada día significó una alegría, una sonrisa, una tristeza tal vez, debo admitir que a veces las cosas me costaban, pero las hacia con amor. Imposible no acordarme del momento en que todos se me rieron cuando ya exhausta por una dinámica con papelitos y plasticola me salió del alma el comentario de querer meterme la plasticola por la nariz… a veces pasaba, perder la paciencia es muy humano, el desafío estaba en controlarme y volver al montón a seguir pegando papelitos con una sonrisa en la cara.

Cada momento vivido en el Chaco fue un aprendizaje, me ayudo mucho a ver en los demás lo bueno, y también comprendí mucho de mi misma. Poder olvidarme de mi para ayudar a los demás es una experiencia increíble, y cada día me daba cuenta que estaba cambiando, no lloraba, sonreía todo el día. Esta misión sacó lo mejor de mí, y pude entregárselo a ellos.

Algunos dirán que es poco tiempo, yo digo que es muy poco, sin embargo un día con ellos es suficiente para absorber su realidad y querer quedarse sin pensarlo dos veces…y esa es la responsabilidad que trajimos, ayudarlos, no olvidarnos que ellos siguen allá.

 
principal Grupos Actividades Multimedia

Ayuda para el uso del Portal

Agregar como página de Inicio


Seguinos en:

Inicio

¿Quienes somos?

Sedes & Horarios

Calendario

Buscar

Cancionero

GJU

Catecumenado

MAENAC

Graduados

Medicina

Ingeniería

Comunicaciones

Misión : grupoJuan Pablo II

Misión : grupo Nuestra Señora de Luján

Peregrinación a Luján

Retiros

Hora Santa

Liturgia

Coro

Inicio

Radio

CTV -selección-

Documentos de la Iglesia Argentina : CEA -selección-

Papa Benedicto XVI

Juan Pablo II

Artículos del Padre Guillermo Marcó

Artículos de nuestros Obispos -selección-