Pastoral

ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

María e Isabel se encuentran, ambas mujeres están en estado de gestación: de Jesús, el Mesías, y de Juan el Bautista, el profeta. «Por aquellos días, María se levantó, y marchó deprisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó de gozo en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando en voz alta, dijo:

- Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre.

¿De dónde a mí tanto bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme?

Pues en cuanto llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno; y bienaventurada tú que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor.

María dijo:

- Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador: porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava; por eso desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque ha hecho en mí cosas grandes el Todopoderoso, cuyo nombre es Santo, cuya misericordia se derrama de generación en generación sobre los que le temen.

Manifestó el poder de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y ensalzó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos, y a los ricos los despidió sin nada. Acogió a Israel su siervo, recordando su misericordia, según había prometido a nuestros padres, a Abrahán y a su descendencia para siempre. María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa».

(Lucas 1, 39-56)


1º. María se enteró, por el ángel, de que Isabel, la que llamaban estéril, iba a tener un hijo.
No le costó mucho a la Virgen darse cuenta de que la esclava del Señor tenía que ser, por ello mismo, esclava de los hombres.
Por eso, se puso en marcha hacia la montaña donde vivía Isabel: desde Galil
ea a Judea, desde Nazaret a Aim-Karim.
El evangelio dice que fue «de prisa».
¡Qué buen ejemplo el de María en este terreno!: darse prisa para el bien, «que los hijos de las tinieblas no descansan y siembran cizaña cuando se duermen los hijos de la luz» (Mateo 13, 25).
Hay en esta actitud todo un mundo de enseñanzas para nosotros.
«Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.»

¿Cómo fue el saludo de María?

Pero más importante que la palabra del saludo lo era la voz de María al saludar, esa voz del saludo, es decir, el tono, el acento, el amor que llevaba.
Este saludo y esta voz desencadenaron en Isabel un torrente de gracia y de alegría: Una voz que hacía saltar de gozo al Bautista en el seno materno, y que llenaba a Isabel del Espíritu Santo trayendo a sus labios una letanía de gloria: «-Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿De dónde a mí que me visite la Madre de mi Señor? Dichosa tú porque has creído.»
Piropos encendidos...
Alabanzas, aclamaciones...
Detrás de todos estos elogios está el Espíritu Santo.
Es el Espíritu Santo quien impulsa al culto y la veneración a la Virgen.
La Virgen es bendita -como la llama Isabel- pues sobre ella se dijo la mejor palabra salida de la boca de Dios: bendita por su divina Maternidad, bendita por su fe, una fe que produce felicidad; bendita entre todas las mujeres, dichosa porque ha creído, santa Madre de Dios.


2º. El Magníficat
Ante el raudal de alabanzas que se le prodiga, la humildad de María se vuelve hacia Dios para referírselo todo a El.
Nunca se queda la Virgen con la gloria.
La gloria es de Dios.
«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador.»
En estos dos verbos está contenida la actividad espiritual de María Santísima.
Esta es la actitud de la Virgen, colmada ella como nadie de la plenitud del Espíritu Santo, cantar la gloria de Dios.
Pero hay dos verbos también, en el Magnificat, que expresan la acción de Dios sobre la Virgen: «Miró la humillación de su esclava, hizo en ella cosas grandes»
La mirada de Dios sobre la actitud humilde de la Virgen que se hace pequeña y se anonada y se considera -se sabe- esclava del Señor.
¡Cómo descansa la mirada de Dios en una persona así!
Este verbo indica una mirada de predilección.
Mirada de amor de preferencia por la Virgen, por la pequeñez de la Virgen, por su profundísima humildad.
«Hizo en mí cosas grandes.»
Dios es el Hacedor. Cosas grandes ciertamente.
Pero Dios hizo cosas grandes sobre todo en María: la hizo Inmaculada desde el primer instante de su concepción, la colmó de gracia, la llevó hasta los linderos de la divinidad por la grandeza de la divina maternidad, la hizo corredentora al pie de la Cruz, la constituyó Medianera universal de todas las gracias, la llevó en cuerpo y alma a la gloria del cielo, la coronó como Reina y Señora de todo lo creado...
Esta es la actitud de Dios con la Virgen.

¿Y cuál es la actitud de los hombres, de nosotros?

Ella lo dice en una palabra: «me llamarán dichosa.»
Nosotros, según la enseñanza de Cristo, llamamos dichosos, bienaventurados, a los pobres, a los mansos, a los que tienen hambre y sed de justicia...
Pero todos estos adjetivos se concentran en María.
Llamamos dichosa a María.
Clamaría después una mujer del pueblo hablando con Jesús: «Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron».
Y todas las generaciones del mundo harán lo mismo: «me felicitarán.»
Desgraciado aquel que no lo haga, que se niegue a proclamarla bienaventurada y a bendecirla precisamente a causa de su disponibilidad, su amor y entrega a Dios.
Pienso que quien la alabe y la felicite de todo corazón tendrá en sí el alma de María, el espíritu de María, para engrandecer a Dios y exultar de gozo en el Señor.
La actitud del cristiano con María es manifestativa de la actitud del cristiano con Dios.

3º. San Lucas termina este pasaje diciendo que la visita de María duró unos tres meses, es decir, hasta el tiempo en que Isabel dio a luz.

Duró su visita mientras hizo falta, mientras fueron necesarios sus servicios.
«Y luego volvió a su casa» -dice el evangelio.
Es el don de la oportunidad, que en sumo grado tenía la Virgen.
También estará en las bodas de Caná, ayudando, sirviendo, dándose cuenta la primera de que escaseaba el vino, y luego desapareciendo otra vez.

Hacer y desaparecer.

Es el gozo de servir.